los hermanos rousse: la biblioteca perdida

Moderador: ElPutoAmo

darksnow
Visto para extremaunción
Mensajes: 1
Registrado: Mar Jun 10, 2008 1:25

los hermanos rousse: la biblioteca perdida

Mensajepor darksnow » Sab Jun 06, 2009 6:17

Alejandro Rojas Ramírez


Los hermanos Rousse


“la biblioteca perdida"




2005-03-24


IntrOducciOn
235
Para las personas de dotes siniestros que se atreven a leer esto con sus mentes sombrías y con sed de conocimiento maldito bienvenidos sean. Para las criaturas de mente divina incapaces de comprender el lenguaje Avernal con el cual esta vestido esta historia, den un paso atrás y no crucen el umbral de esta obra.
Bienvenidos sean los que han logrado seducir y convencer a mi cerbero, de que os deje atravesar las puertas de mi inconsciente.


Mis Otras obras:

Tu psicodélica (sello)
Opera terror (pergamino del Averno)
Insane (sello)
Feeling (Inframundo literario)



JEZABEL NASTASIA Y DAMIEN SEBASTIEN DE ROUSSE


Erase una vez, en la Francia del siglo 17, unos hermanos huérfanos, eran hermosos y tiernos como las flores de la primavera, esta vez, querido lector, les narrare como se desarrollo la tierna y malvada vida de los niños rousse, la cual el destino puso a manos de unos ricos y caritativos padres que los adoptaron. La tierna y lujuriosa niña obedecía al nombre de Jézabel nastasia, y el cruel y inocente niño poseía el magno nombre de damien sébastien; ambos de apellido “rousse” y con 9 años de edad. ¡Bienvenidos sean!


Era una mañana hermosa, en donde los rayos del sol tocaban suavemente las pieles de los niños, no había ni un solo rastro de nube en el cielo azulado. Los pájaros inspirados por el ambiente cantaban sin cesar sus hermosas canciones, gratas al oído. ¡Pero cuidado! Ahí viene la bella maldad reencarnada en criaturas tan tiernas y pequeñas, se acercan cada vez más al jardín.

-Deseo hacer algo que me divierta –dijo nastasia, con una expresión en su cara que denotaba aburrimiento.

-Entonces juguemos a las escondidas –repuso damien-. Veras que ese juego no es tan aburrido como piensas, veras, le hice unos cuantos cambios a esta controvertida actividad. Las actividades infantiles permitidas normalmente están hechas para negar el conocimiento oscuro a las mentes de los más infantiles, pues la mayoría de actividades que nos son prohibidas son las que dejan mas placeres y enseñanzas a un infante, de modo que solo nos dan las sobras más superficiales. Es como si los padres conspiraran para hacer de nuestras frágiles mentes un cofre lleno de ignorancia. Pero nosotros no debemos dejarnos engañar por estos juegos, pues yo me encargue de darle un toque personal al juego que hoy desempeñaremos, para que así nos produzca placeres benéficos y así enriquezca nuestras mentes.

-¿Que piensas hacer hermanito? -pregunto nastasia con una sonrisa malévola dibujada en su carita.

–Solo sígueme –repuso damien con ansia.

-¿Vez a nuestro jardinero en aquella esquina de la casa? –Exclamo y pregunto damien, entrecerrando los ojos con gran malicia–. ¿Crees ser capas de encontrar su cadáver luego de que yo esconda su cuerpo?

– ¡Pero si esta vivo! –comento nastasia sorprendida-. ¿Acaso lo mataras?

- Dirás, ¡lo mataremos querida hermana! - replico el niño, con sus ojos fijamente en los de ella.

-Pero ya sabes que mis placeres no consisten en hacer sufrir a las personas –repuso la hermosa niña, acariciando su terso cuerpo con sus delicadas manos de una forma provocadora.

-No pretendo cambiar tu naturaleza -dijo Damien con seriedad y mucho respeto-. Pues el que nace para ser árbol de manzanas, manzanas debe dar. Querida hermanita veras que mi astucia es grande, y de esta consoladora actividad, haré un arte que nos proporcione placer a ambos.

-Pues escucho tu plan hermanito -dijo Nastasia acercando su oreja a los labios de aquel que le proporcionaría placer.

-Escucha bien mi malvada –susurro el niño cerca de ella-. Mancharas tu ropa y tu piel con sangre y te presentaras ante el jardinero fingiendo estar herida, te desmayaras para que el hombre ignorante se acerque a socorrerte, el resto del plan déjamelo a mí, luego de que el te deje a la suerte de nuestros médicos, id a buscar el personaje fúnebre que esconderé.

-¿Pero como conseguiremos sangre? –pregunto la hermana de la criatura cruel-. Nastasia, he ahí 1a efectividad de mis juegos modificados, - repuso damien -. Apenas empieza la actividad lúdica y ya te estas beneficiando.

Abriendo su hermosa boquita el niño revelo sus blancos y filudos dientes, con los cuales se disponía a violar la suave y blanca piel de la inocente.

-Tranquila mi malévola –dijo damien a nastasia, mientras acariciaba la mejilla de su hermana-. El daño será escaso para que así podáis seguir jugando.

La niña alegre, extendió pues así, sus bracitos en forma de recibimiento, damien saboreo sus propios dientes y labios con su lengua por un instante, mientras inspeccionaba con sus ojos el cuerpo de la chiquilla, disfrutando el momento, antes que la bestia interna llamado instinto, lo poseyera.

Damien se abalanzo hacia la pequeña que lo ansiaba, primeramente comenzó a morder sus bracitos de una forma despiadada, sus colmillos penetraban una y otra vez en la piel de Nastasia, la chiquilla gemía de placer, era una sincronía perfecta de placeres, los hermanos se suministraban placer el uno al otro, nastasia permitiendo ser la victima de su hermano y este ultimo bañándola con sensaciones agradables a los sentidos.

-¡Eso es hermanito! –gritaba de placer Nastasia, mientras damien la mordía–. Tómame, acaba con mis sentidos, me encanta oír como gimes de placer, sentir como tu boca me desgarra, ver como mi sangre corre manchando mi piel clara, me excita oír como mis propios gemidos invocan a los Ángeles de barro y ese olor a sangre siendo mezclado con nuestro sudor.

Luego de haber terminado la escena sangrienta, la piel y el vestido blanco de la niña estaban llenos de sangre.

-Bien mi querida Nastasia -comentando el niño con vos tranquila-. Cuando el balance perfecto esta presente en un acto del calibre que acabamos de ejecutar, nada puede salir mal. A ti te gusta recibir la condena del dolor, a mi proporcionarla, es un balance tan perfecto como la misma naturaleza, pues en ella, la vida esta presente para llenar el vació que ha dejado la muerte. Y nunca olvides que la muerte es necesaria para eliminar las cosas que estorban a la madre tierra, y ese pobre jardinero ahora nos estorba a nosotros.

Diciendo esto el angelito extendió su mano hacia su hermana para levantarla del suelo, ella aceptando se dejo levantar, luego damien haciendo una reverencia, se retiro.

Así pues, con el plan puesto en marcha y la naturaleza apoyándolos, la niña se dio al ataque.

La niña unto sus labios con la sangre que había desperdigada en el resto de su lindo cuerpito, e inmediatamente la sangre se derramo por su mentón bien formado. Después apareció en una de las esquina del gran castillo en donde vivían, actuando con gran maestría, empezó a dar alaridos y luego fingiendo que no tenia mas aliento se dejo caer con los ojos cerrados, encima de los brazos de una estatua de mármol, era la escultura de un ángel con los brazos abiertos.

-¡O ángel del consuelo! –Exclamo Nastasia queriendo llamar la atención del sirviente-. Llevadme a tu calido palacio, que estos brazos fuertes sean la reencarnación de tus alas, para que me lleven volando hacia un lugar mas seguro, en donde la muerte no nos hallara.

-¡Mi dueña! –Grito el jardinero asustado, mientras corría a socorrer a la supuesta victima–. Que le han hecho a su bello cuerpo.

Pero sorpresivamente un hombre de traje negro apareció, estrangulando al jardinero de manera silenciosa, La joven despistada ni se inmuto.

-Me quedo con tu joven esposa –susurro el misterioso hombre para si mismo, mientras arrebataba a Nastasia de los brazos de la escultura angelical, tomándola en los suyos-. Amigo petrificado.

El sujeto llevo entre sus brazos a la pequeña hasta la enfermería que se alojaba cerca de una de las esquinas del mismo castillo, luego dejándola cerca de la puerta, el hombre se marcho doblando la esquina, pero a aquel extraño ser se le olvido el detalle de tocar la puerta de la enfermería para que los médicos socorrieran a la niña. Así que la soledad se apodero de la niña por un lapso de tiempo. Nastasia sin sospechar nada, permaneció fingiendo con sus ojos cerrados.


-Estoy seguro de que el jardinero dejara a mi preciada hermanita con los médicos del castillo –pensó Damien-, en aquella enfermería que permanece en el mismo castillo, luego solitariamente pasara por el jardín ya que es su hora de descansar, y con la malicia que me ha dotado la madre naturaleza, quemare su cuerpo arrojándole esta antorcha encendida, desde este balcón.

-¡Ho! -exclamo el pequeño apenas vio que alguien se acercaba, sin poder distinguirlo completamente por culpa de los árboles que entorpecían un poco su visión-. He ahí que viene el próximo peregrino que ira hacia tierras santas. ¡Pues ojala seas mal recibido y los santos te pateen el trasero con sus inmensos zapatos mandándote al purgatorio!

Diciendo esto el joven Damien soltó la antorcha en dirección hacia el extraño “hombre”, la antorcha hizo su efecto, y el cuerpo de aquella persona empezó a quemarse, el hombre desesperado emitió los gritos fúnebres más escalofriantes que se hayan oído hasta ahora en todo el castillo.

La niña inocente, que incluso ya se estaba quedando dormida, despertó por culpa de esos miedoso gritos, que vibraron incluso en la oreja del mismísimo Dios.

-¿Pero que ha pasado? -Exclamo asustada la confundida niña-. Esos alaridos tan temerosos no los provocaría ni un dragón enjaulado. ¿Acaso han matado a Dios? Pero que despistada soy, debe ser nuestra querida victima la que ha acabado de caer presa de las garras de mi hermanito. Supongo que es hora de ir a buscar su cadáver y así disfrutar este juego.

La niña hermosa buscaba por cada rincón del inmenso territorio exterior en donde habitaba el castillo: jardines, enfermería, senderos adornados etc. Pero he ahí que la niña va a buscar el cadáver en uno de los tantos empolvados almacenes exteriores* hechos de madera, pertenecientes al viejo castillo en donde los mismos hermanitos vivían, y cuan espantosa es su sorpresa al abrir la vieja puerta, ahí estaba, el cadáver quemado por la antorcha.

-¿Quien es este señor? –dijo Nastasia asombrada.

-Pues este caballero es la sombra de lo que quedaba de aquel que se atrevió a arrebatarme mí puesto como juez del jardinero –repuso Damien, quien había llegado súbitamente-. Pues creo que este cadáver ha matado al jardinero antes que yo. Y cuando se trata de obtener placer, no importa si es noble o plebeyo la persona que sufre ante mí.



*existen dentro del castillo almacenes, bodegas y cuartos que dan al jardín y que no tienen conexion entre si, ni con el resto del interior del castillo.


-Pero Sébastien –exclamo la joven, examinando el cuerpo más detalladamente con sus ojos-. Esta persona no parece pertenecer a ninguna de las dos categorías que has nombrado antes, a través de los agujeros de su ropa quemada puedo divisar que este individuo tiene unas alas escondidas de color negro y están dañadas y maltratadas, probablemente por el fuego que se ha encargado de llevar su alma al hades. ¡Pero si es un ángel!

-¿Un ángel? –Pregunto Damien Sébastien, mostrándose un poco incrédulo-. ¿Acaso Dios no protege a sus criaturas? ¿O es este otro ejemplo de que servir a Dios no te trae protección divina? Quizás es alguien disfrazado. Ademas, pensé que era el jardinero quemado.

Toco las alas del ángel el niño incrédulo, y luego intento arrancarlas del carbonizado cuerpo que yacía ante ellos en aquel feo pero pequeño cuarto.

-Sus dos grandes armas oxidadas no son falsas, se niegan a separarse de su dueño, -exclamo el inquieto y tembloroso niño-. ¿Acaso será un verdugo celestial que ha venido a castigarnos por nuestra cristalina maldad?

Los dos niños sabios pero carentes, al igual que la mayoría de los humanos, de la experiencia que se necesita en estas situaciones, dejaron el cuerpo en aquel desolado almacén.


















En la fría noche, morada de los aullidos eternos, donde la naturaleza deja su castidad y se deja corromper por la magia tenebrosa, permanece un castillo, con puertas y paredes desgastadas que sirven de escudos, protegiendo la mente de las pesadillas que amenazantes espíritus provocan, las gárgolas, que posan eternamente en el corazón del castillo, tienen sus almas sumisas al espíritu de este gran ambiente nocturno. Y entre todo ese misterio, a través de las empañadas ventanas azotadas por las pesadas gotas de lluvia, se encuentran los hermanitos, cenando cómodamente en la gran sala ornamentada, llena de los mejores manjares de toda Europa. Ahogada en rosas y pétalos sueltos la gran mesa esta, entre todo ese olor suntuosamente floreciente, una esencia ígnea se mezcla sutilmente, pero el agudo olfato de nastasia le permite percibir ese hedor que permanece oscuro y escondido para el resto de los sentidos y de las demás personas.

- ¿Quien es el culpable de este desgarrador pero tenue olor? – exclamo Nastasia, tapando su narizita con un pañuelo -. Para mandarlo a degollar.

¿Pero como? – dijo Damien -. ¿Acaso existe algún olor en la naturaleza que sea insoportable y destructor del olfato y a la vez débil y sutil? Además, yo no siento ningún olor que no sea el de la comida y las rosas.

Amado hermanito – respondió la niña, con un tono correctivo -. Los olores más finos y muchos de ellos hediondos para algunas personas, son casi imperceptibles al olfato humano. Como el aroma de los genitales. Además, por culpa de esas esencias y perfumes artificiales, que terminan “opacando” los olores naturales del cuerpo, muchas veces la persona del sexo contrario termina rechazando a la otra persona, sin ni siquiera empezar oler las partes íntimas del otro, lo cual es algo vital para el proceso de reconocimiento sexual y posteriormente de apareamiento.

Entonces, – replico Damien jadeando mientras el pelo de su piel se erizaba –. Déjame olfatear lo que tu sabiduría ha sabido conservar.

Los olores sexuales que me ha suministrado la naturaleza son mucho más exquisitos que cualquier perfume que ambiente Francia. ¿Debes estar deseoso no?

Mientras la filosófica conversación avanzaba los sirvientes se sorprendían al oír lo que las voces de estos pequeños niños expresaban.










Pero dos hechos interrumpieron la conversación y las futuras acciones de esta, el primero fue la llegada de sus adoptivos padres, quienes se sentaron en la misma mesa que sus hijos para cenar, algo los había hecho atrasar a la cotidiana comida familiar y los hermanitos no tuvieron paciencia para esperarlos. El segundo hecho esta relacionado con aquel hedor que solo era perceptible a la narizita de la pequeña Jézabel, pero el olor nauseabundo no estaba acompañado por la soledad, provenía de algo o alguien que se movía por el interior de las paredes de aquella sala, provocando así, una silueta o figura tridimensional de esta misma en los espacios de las paredes por donde el mismo fenómeno andaba.

Mientras la familia cenaba, la niña sorprendida apenas podía respirar y moverse, viendo como aquella criatura se movía lentamente por las paredes opacamente rojas. El fenómeno se fue alejando cada vez más sugiriendo que su trayectoria lo llevaría al piso superior.

Nastasia, se levanto súbita y precipitadamente, entonces empezó a perseguir a aquella criatura que expulsaba ese hedor que insinuaba rastros de ceniza en su cuerpo. Nastasia subía desesperadamente las escaleras alzando con sus blanquitas manos la parte inferior de su vestido para que no se ensuciase de polvo. Pues estas escaleras habían sido usadas muy pocas veces las últimas décadas.

El monstruo dueño de aquellas paredes, con gran destreza, se empezó a deslizar hacia el interior de las escaleras, deformándolas, dejando rastros de fuego por donde pasaba. Nastasia atemorizada pero sin dejarse vencer por ello, siguió persiguiendo a la cosa extraña que subía cada vez mas rápido aquellas escaleras grises y empolvadas, que ahora estaban mezcladas con el fuego de algo o alguien.

Hubo un momento en que nastasia ya no pudo divisar mas a la criatura, pues el la había dejado atrás gracias a su extraña y veloz caminata dentro de las paredes y escaleras. Cuando la pequeña e inofensiva niña llego al tercer piso todo estaba oscuro, todo era indistinguible, no había una vela que alumbrara aquel tenebroso lugar.

Que hermoso lugar – dijo sorprendido damien, quien había acabado de subir por las escaleras, persiguiendo a su hermanita-. Si hay algún lugar que sea digno de ser llamado el hogar de los muertos, este debe ser. ¿Jézabel, Qué ha sido esa cosa que se movía por entre las paredes en dirección hacia este sitio?








Hermanito, en verdad que tienes razón – exclamo la hermosa Jézabel, intentando inspeccionar el lugar en donde se encontraban -. Las arañas han hecho de este sitio un hermoso reino, propicio para los vástagos de la noche e inhabitable para los descendientes de la luz. Las telarañas son para mí como mantas, hechas con las plumas de un ángel, tan acogedoras y suaves. ¿Acaso no habrá sido el ángel de alas rotas, el que se movía por entre las paredes que se situaban atrás de ti en la sala?

Es imposible – respondió seriamente el niño -. Ese caballero, ángel o lo que fuese, esta en el viejo almacén, lejos del interior de este castillo, Ahí yace su ahogada cripta, hasta que nuestras manos lo saquen de ahí. He traído una vela en mi bolsillo, la prenderé al instante con los restos de fuego que hay en las escaleras.

El lugar se ilumino por completo con una amarillo opaco proveniente de aquella vela, extraña y mágicamente aquella pequeña vela parecía haber iluminado todo el vasto lugar de una forma u otra, dando a revelar en la habitación una antiquísima biblioteca de aspecto esotérico, sus libros parecían ser muy antiguos, y la variedad y cantidad de ellos era impresionante. La biblioteca se sumía en un ambiente sucio y empolvado, la sola biblioteca podría llenar el espacio de una mansión entera. Incluso daba la impresión de ser más grande que el propio castillo en donde la misma biblioteca residía. Quizás este sitio era un parte de una dimensión desconocida, en donde los sitios son ampliamente infinitos. Algunos de los armarios, estanterías y anaqueles estaban hechos de una madera finísima y vieja, otras estaban conformadas por oro, la biblioteca estaba ornamentada por unos elegantes pero atemorizantes adornos: la biblioteca contenía esculturas de dragones y seres que pertenecían a la “fantasía”, había espadas y armas con formas ilógicas e irracionales, la biblioteca tenia pinturas hechas con un talento tan majestuoso que pocas personas sabrían disfrutarlo y entenderlo. Más que una biblioteca, parecía ser un mundo lleno de arte macabro.

¡Este lugar del castillo hace que mi alma vibre de emoción! - Grito Damien lleno de felicidad.

Este sitio – comento la tierna niña con su calidad voz resonando por toda la biblioteca -. Aparentemente es una biblioteca, y es demasiado inmensa para ser solo una parte del castillo.

Mientras los traviesos rousse exploraban curiosamente aquel lugar, ya que la visión de sus ojitos era limitada para poder abarcar la percepción de aquel enorme lugar que parecía no tener fronteras ni horizontes, se movía entre el techo…espiándolos, observándolos…

En una de las paredes adornada y rodeada con grandiosas columnas, y esculturas de seres increíbles, había una especie de cuadro cubierto por un manto rojo.



¿Que podrá ser ese cuadro? - Insinuó Nastasia de una forma un tanto curiosa y retadora -. ¿Será beneficioso ser tan curiosos como lo somos tú y yo?

Mi apreciada malévola – respondió el querubín, lleno de orgullo-. El tonto que no se esta cuestionando permanentemente las cosas establecidas, simplemente por pereza mental, esta cometiendo el mismo error que el que no es curioso, pues ambos jamás podrán experimentar sensaciones nuevas que llenen el ego, seguirán siendo semillas y jamás podrán crecer y dar frutos como los árboles en temporada fértil. Pues la duda y la curiosidad son algunos de los medios para poder alcanzar el poder, siempre nos muestran y nos dan a entender nuevas verdades.

Entonces – dijo ansiosa y decididamente la pequeña niña -.veamos que contiene el cuadro que cubre ese ensangrentado manto. Pues las enseñanzas de alguien tan sabio como tu, no deben ser ignoradas cuando me convienen.

El manto alzaron y la verdad desvelaron y en aquel cuadro hermosamente preservado decía: “he aquí este templo del arte, que esconde influencias venideras para aquellos cuerpos, en los que las esencias de los dioses de la maldad y la inocencia han sido mezcladas”.

Los jóvenes rousse vieron salir de aquel sabio cuadro a la criatura de aspecto alado que habían estado persiguiendo, por la ventana volando salio, pero solitario no permaneció, pues los hermanos aunque sorprendidos pero decididos, se agarraron de los restos de sus marchitas plumas logrando así llegar los tres hasta el techo de aquel altísimo castillo, en donde la estructura de este, desafiaba al cielo para ver quien estaba mas cerca de Dios.

¡Eres el ángel que quemo mi hermanito! – exclamo Nastasia un poco asustada.

¿Como es que no has muerto? - Pregunto Damien con un poco de temor -. Yo mismo lleve tu cuerpo a aquel almacén del castillo, inmóvil estabas, luego de que lanzaste al aire los gritos que bien pudieron haber desgarrado al cielo y enloquecido al infierno. También me deshice del cadáver del jardinero, que según mis conjeturas tú lo mataste.

¡Ja! Tú Damien te enorgulleces de ser un gran conocedor en varios aspectos – respondió el ángel -. Mas solo eres sabio en el aspecto terrenal, por eso os he dejado como regalo, la revelación de tan infernal pero preciada biblioteca. Quizás os vuelva a ver algún día, en este largo ciclo de la vida, ustedes me miraran a través de sus descendientes o por medio de sus naturalezas, que están corrompidas para Dios, pero son puras y trasparentes para el limbo. Sus esencias son como mis alas: para la mayoría de los humanos mis alas ahora son feas, pero milenios atrás fueron hermosas. Ahora, para ustedes mis alas son una cristalina y limpia hermosura, unas vestiduras bañadas por la noche. Están sucias y dañadas. Somos lo contrario a los dragones de la aurora.

Diciendo el ángel estas ultimas palabras, que marcarían en gran parte la futura personalidad de aquellos hermanitos, se marcho con gran esfuerzo, volando o quizás planeando entre los fríos vientos, sabiendo que aquella misteriosa biblioteca seria como una verdadera madre para aquellos hermanitos que se sentían solos a pesar de tener unos amables padres adoptivos. Y la luna que devoraba esa noche a la atmósfera se vio inmensa.

Los hermanitos rousse… quien lograra predecir que desgracias o dichas han de llegar a la futura vida de estos encantadores pero perversos niños… sus sentimientos oscuros son el oráculo que les responderá, y el tiempo ha de convertirlas en acciones que guiaran sus vidas.


Por que no es huérfano quien no tiene padres, sino, el que carece de la aceptación y del afecto de los demás.
Somos huérfanos de la luz y en algún latir de la existencia ciega nos acogen los padres de conocimientos sombríos.
ATT: damien sébastien de rousse.


Visítenos en la Web: da saga (http://groups.msn.com/dasaga)




Sellado en la eternidad ignea del 2005-03-24

Volver a “Relatos en TumbaAbierta.com”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado